Historia Autoevaluación 2020

Posted in Uncategorised

La Universidad de Santiago de Chile, a través de su Departamento de Educación, responde al compromiso con la mejora continua de la calidad de sus procesos formativos sometiendo al Programa Especial de Regularización de Título de Profesor de Estado para la Educación Técnico Profesional a su tercer proceso de acreditación. 


En relación al proceso de acreditación anterior, es importante destacar que en una primera ocasión, la carrera obtuvo la acreditación por cuatro años, según el acuerdo de acreditación Nº142 (Anexo Nº 91) de la agencia acreditadora Acreditacción; y en una segunda ocasión, por tres años, según Resolución Exenta Nº 73 (Anexo Nº 92) del Consejo Nacional de Educación.

En esta oportunidad, el proceso de acreditación de la carrera se enmarca en un contexto institucional más desarrollado, ya que se cuenta con una institucionalidad que vela por el establecimiento de políticas, estructuras y mecanismos de aseguramiento de la calidad y su cumplimiento. En efecto, el Departamento de Calidad y Acreditación, dependiente de la Dirección de Desarrollo Institucional de la Prorrectoría, presta soporte técnico y metodológico a los programas de pre y postgrado que enfrentan procesos de acreditación.

En los últimos años, el Departamento y la Facultad ha trabajado intensamente en la superación de las debilidades señaladas en el informe de Autoevaluación 2015 y el Acuerdo de Apelación Nº 73 del Consejo Nacional de Educación.


Atendiendo a la importancia de entregar una formación de calidad, es que el Programa Especial de Regularización de Título de Profesor de Estado para la Educación Técnico Profesional se suma nuevamente a un proceso de acreditación, teniendo la experiencia de exitosos procesos anteriores, esta vez se une al desafío de iniciar un proceso de autoevaluación apuntando hacia el mejoramiento continuo del Programa y que involucre la opinión de la comunidad que conforma este programa de formación docente. Es importante destacar que este proceso de gran complejidad se realiza paralelamente a un proceso de rediseño curricular, que contempló las sugerencias de evaluaciones diagnósticas institucionales y diagnósticas y las debilidades contempladas en el proceso anterior.

En el actual proceso de autoevaluación, el Programa ha considerado las opiniones reportadas en el proceso de consulta a los informantes clave, revisado y reconocido las debilidades del proceso anterior en las cuales aún quedan por avanzar y detectando nuevas fortalezas y debilidades no reportadas por la comunidad académica, pero sí por el comité de autoevaluación, asociadas al análisis convergente de los distintos antecedentes recopilados en el proceso, lo cual demuestra el compromiso del programa con el actual ejercicio autoevaluativo. Esto se ve reforzado por un plan de mejoramiento del actual proceso, adecuado a los requerimientos de la comunidad académica y al desarrollo del programa.