• charla mag nov 2016
  • mapaacceso720x220
  • moodle magister
  • Magíster en Educación inicia serie de actividades académicas con exposiciones de los avances de trabajos de graduación

Dr. Daniel Ríos sobre proyecto que pretende eliminar notas de 1° a 4° básico: “Todo lo que se haga al interior de la sala de clases debe ser evaluado, pero no todo lo que es evaluado debe ser necesariamente calificado”

Posted in Noticias Magister

Nota Calificaciones

Por César Calquín

La Comisión de Educación del Senado aprobó en general el proyecto que pretende eliminar las notas del 1 al 7 hasta 4° básico, reemplazándolas por una escala cualitativa, con el objetivo de evitar el agobio escolar entre niños y niñas y la competencia entre ellos, según destacan los impulsores del proyecto.

El presidente de la Comisión de Educación, senador Juan Ignacio Latorre (RD), señaló que esperan que “se remplace el sistema cuantitativo de notas por uno cualitativo más centrado en los procesos de aprendizaje, en disfrutar el aprendizaje más que en el estrés y en el agobio escolar por las notas en la tan tierna infancia”.

Sin embargo, para el académico del Departamento de Educación y experto en evaluación, Dr. Daniel Ríos, la medida no se orienta al problema de fondo, que que los alumnos no están aprendiendo todo lo que currículum inicial plantea.

“Eventualmente podría estar de acuerdo con esta propuesta, siempre y cuando nos preocupemos del problema central de la educación chilena que es que los alumnos no están aprendiendo todo lo que deberían aprender en el primer ciclo, lo que queda de manifiesto en los resultados de la prueba Simce de 4° básico”, señaló.

Y agregó: “Puede que el proyecto de ley sea una cosa superficial, si es que no atendemos estas situaciones que están al interior de las salas de clases y que tienen que ver con el proceso de enseñanza y aprendizaje y que lo que esta impidiendo que los alumnos logren todos los objetivos que están previstos en el programa de estudio para este primer ciclo básico”.

Además, el Dr. Ríos considera que las calificaciones son una etiqueta, una forma de comunicar los resultados de aprendizaje de los estudiantes, a través de una escala numérica o cualitativa, variedad que se puede observar en diferentes países. Más allá de esta formalidad, lo central es la preocupación que se debe tener durante el proceso de enseñanza y aprendizaje para asegurarlos en los estudiantes. Aquí está el foco o lo esencial del acto pedagógico. El tipo de escala que se use para informar los resultados de la evaluación pasa a ser secundario.

Por otra parte, el académico expresó, más allá de la propuesta de ley, que se debe considerar al estudiante dentro de los procesos de evaluación: “Lo que debiéramos hacer hoy es una evaluación de carácter transformativo que coloque en el centro del proceso evaluativo al estudiante, a través de su participación en el proceso, usando técnicas o procedimientos de autoevaluación, coevaluación, evaluación de pares, es decir, un alumno protagonista en el proceso formativo donde aprende a reflexionar sobre su desempeño educativo, iniciando su camino hacia la autorregulación de los aprendizajes, con vista a su atonomía futura”.

Posible causa de estrés y agobio

Sobre el proyecto de ley que sostiene que el estrés y el agobio es provocado por las notas, el profesor Ríos comentó que “desconozco si los autores del proyecto de ley tienen evidencia de que son efectivamente las notas las que agobian a los estudiantes, o existen otros factores, como por ejemplo el clima de aula, es decir, cómo el profesor dispone el espacio de aprendizaje para que los alumnos sean eficaces en el proceso formativo, el cual, según las evidencias en la literatura es condicionado por la evaluación, entre otros factores”.

Esto no significa que las calificaciones en este periodo de escolaridad sean irrelevantes, así lo señala el experto: “Todo lo que se haga al interior de la sala de clases debe ser evaluado, pero no todo lo que es evaluado debe ser calificado. Parece simple señalar que solo el hecho de usar una escala cualitativa se termine con el posible agobio y estrés de los estudiantes.

Otra pregunta que nace es qué va a ocurrir en el segundo ciclo y que va a pasar con la educación secundaria, también tendrá una escala cualitativa y cómo se alinea con la PSU, porque la nota es importante para el ingreso a la universidad.

“En definitiva, este proyecto podría ser superficial, necesario, pero insuficiente para una gran transformación de la práctica evaluativa de los profesores, incluso para alinearlo con el decreto 67, que el próximo año se comienza a implementar en los establecimientos escolares, ya que este decreto pone énfasis en conceptos como la evaluación de procesos, evaluación formativa, la retroalimentación, situación que considera relevante para mejorar los aprendizajes de los estudiantes, lo que condicionará la nueva práctica educativa de los docentes”, finalizó.