• Académicas y académicos del Departamento de Educación
  • Pedagogía en Educación General Básica
  • Magíster Mención en Currículum y Evaluación
  • Magíster Mención Gestión y Liderazgo Educacional
  • Programa de Formación de Profesores para la Enseñanza Técnico Profesional

Dr. Daniel Ríos expuso sobre evaluación para la Asociación Chilena de Municipalidades

Dr. Daniel Ríos AChm

  • En la charla, a la que asistieron alrededor de 200 participantes del sistema educativo municipal, el académico del Departamento de Educación y Director del Magíster en Educación Mención Currículum y Evaluación, dio cuenta de los aprendizajes en tiempos de pandemia, la calidad de éstos y los procesos que se deben evaluar.

Por César Calquín

El Dr. Daniel Ríos participó como expositor en la charla “Caracterizando el proceso de Evaluar para Identificar Aprendizajes de Calidad en tiempos de Pandemia”, organizada por la Comisión de Educación de la Asociación Chilena de Municipalidades (AChM), una iniciativa que surgió en el actual contexto, donde se ve alterado el normal funcionamiento de los establecimientos educacionales, trasladando el proceso educativo a alternativas de clases remotas, usando distintas estrategias de enseñanza.

Este escenario supone diversas dificultades en las estrategias evaluativas, lo cual hace más compleja la ejecución de una acción propia del proceso enseñanza-aprendizaje, como lo es la evaluación, debido a los recientes cambios en la normativa sobre evaluación. Debido a esta problemática, se organizó esta actividad, que, además, contó con la participación del Dr. Jaime Constenla.

Aprendizaje y evaluación

La presentación del Dr. Ríos se basó en la pandemia y cómo ha afectado a la educación, los aprendizajes de calidad y los procesos a evaluar.

Para ello, se tomaron en cuenta algunos factores como la crisis sanitaria, los efectos económicos, sociales, culturales y familiares que trae una crisis como esta y, por supuesto, los efectos sobre el sistema evaluativo, el que ha llevado a las autoridades a realizar una priorización curricular de los contenidos que tengan que ver con el desarrollo integral, habilidades cognitivas y procedimentales, objetivos transversales y actitudes. Por otra parte, la docencia remota también influye en en lo que se han ido aprendiendo sobre los periodos sincrónicos y asincrónicos y sus demandas particulares.

Para el Dr. Ríos es necesario hacer la distinción de lo que se conoce como aprendizaje de calidad, es por ello que destaca que no se debe olvidar que estamos en un marco en donde la escuela funciona como estructura social y formadora, que complementa lo que la familia realiza y lo que la escuela complementa o añade o mejora.

“En el caso de la escuela, hay que tener claro el Proyecto Educativo Institucional, la misión y visión, los planes de estudios, la arquitectura curricular, los programas de estudio de cada establecimiento. Además, hay poner mucha atención en los objetivos de aprendizajes: conocimientos, habilidades y actitudes y en los objetivos transversales, sobre todo en el contexto que enfrentamos hoy en día que están ligados al conocimientos, habilidades y actitudes", dijo.

Sobre la priorización curricular propone hacer énfasis en los objetivos críticos, aquellos donde los estudiantes deben aprender en un primer nivel, y en un segundo nivel, los objetivos significativos e integradores, que son los más esenciales y podrían integrar habilidades, así como estar presentes en las distintas asignaturas.

“El estudiante es un sujeto diverso, no solo desde el concepto, lo ideológico, sino que desde la práctica pedagógica, desde la planificación, los diseños curriculares de aula y desde la metodología que se usa para favorecer la diversidad de aula. El estudiante tiene habilidades de distinto tipo, diferentes motivaciones, distinto desarrollo en cuanto a los hábitos de estudios, vinculados probablemente a las motivaciones y también presencia de valores y actitudes distintas en cada uno de los estudiantes”, aseguró.

Sobre las evaluaciones en este periodo, el académico señaló que existe la intencionalidad formativa y sumativa que implica los desafíos desde el decreto 67. Entre ellos se menciona que tendrá un uso formativo en la medida que se integra a la enseñanza para monitorear y retroalimentar de manera oportuna el aprendizaje de los alumnos, es decir, cuando la evidencia del desempeño de éstos se obtiene, interpreta y usa por docentes y por los alumnos para tomar decisiones acerca de los siguientes pasos en el proceso de enseñanza y aprendizaje, teniendo a la vista los objetivos de aprendizaje. Su objetivo es certificar, generalmente mediante una calificación, los aprendizajes logrados por los alumnos, teniendo en cuenta los objetivos de aprendizajes y se relaciona con la aprobación/reprobación y la promoción de los estudiantes.

Para finalizar, el profesor Ríos se pregunta si se está avanzando hacia una nueva cultura evaluativa, planteando la incertidumbre permanente que existe entre los profesores y sus creencias, pensamientos, valores y actitudes, así como el proyecto Curricular de cada establecimiento, planes y programas, el liderazgo directivo y su importancia en lo curricular y lo pedagógico.

Fuente: Daniel Ríos - Seminario AChM.

Cobertura: Camila Vásquez. 

Redacción: César Calquín. 

Edición: Camila Vásquez. 

Foto: Pantallazo Seminario.