• Académicas y académicos del Departamento de Educación
  • Pedagogía en Educación General Básica
  • Magíster Mención en Currículum y Evaluación
  • Magíster Mención Gestión y Liderazgo Educacional
  • Programa de Formación de Profesores para la Enseñanza Técnico Profesional

Juan Silva, académico del Departamento de Educación: “No podemos asumir que ser de la generación net significa saber emplear la tecnología”

Juan Silva 1

  • El investigador y director del Centro de Investigación e Innovación en Educación y TIC (CIIET) del Plantel, participó en “Encuentro en línea CHAT” de la Universidad Nacional Autónoma de México, desarrollado del 22 al 26 de junio vía online. En la oportunidad dictó la conferencia Educando la Competencia Digital bajo el eje temático Buenas prácticas educativas mediadas por tecnología.

Por Camila Vásquez

La participación del Dr. Silva se dio en el tercer día de trabajo del encuentro y se refirió a cómo educar la competencia digital.

“Los estudiantes utilizan mucha tecnología fuera del aula pero cuando nos aproximamos al salón desparece un poco y pasa lo mismo con los profesores. Cuando dictan su clase no usan la tecnología, sino que lo hacen de la forma tradicional”, aseguró.

Según el académico, surge lo que él llama el "efecto lavadora", en el sentido de que algo sucede al pasar la frontera de la entrada al aula, ya que, lo que teníamos afuera, en este caso la tecnología, se pierde, se reduce, como en la lavadora, cuando los calcetines se pierden, algo parecido ocurre con la tecnología.

“No podemos asumir que ser miembro de la generación net es sinónimo de saber cómo emplear la tecnología de manera estratégica para optimizar la experiencia del aprendizaje. Existe una especie de conformismo en el que los padres o profesores piensan que estamos en una generación digital, que ellos saben cómo usarlas y efectivamente saben (como dicen los estudios), pero para ocio no para aprendizaje. Es un error asumir desde el mundo educativo que saben usarlas para propósitos educativos y favorecer el aprendizaje, porque ahí se requiere una invención docente que oriente un uso adecuado de las tecnologías”, dijo.

En la exposición el Dr. Silva explicó que existen diferentes perfiles, por lo que no hay generaciones homogéneas, ya que el nivel de acceso a la tecnología se relaciona con la utilización de diferentes actividades y tecnologías.

“Los jóvenes utilizan la tecnología para vivir más que para desarrollarse. Tenemos un mundo tecnologizado, pero no necesariamente en favor de la educación, no necesariamente en el desarrollo de la competencia digital. Los estudios demuestran que existe bastante competencia al uso de los aparatos, pero al sacarle provecho en cuanto a la productividad de la ciudadanía, se reduce.”

Competencia digital

Respecto a este punto, el académico señaló que ésta implica el uso crítico y seguro de la Tecnologías de la Sociedad de la Información para el trabajo, el ocio y la comunicación en cuanto a recuperar, evaluar, almacenar, producir e intercambiar información, y para comunicar y participar en redes de colaboración a través de internet.

“En ese contexto tenemos una competencia digital general, luego a nivel de los estudiantes, básica o media y universitaria y la competencia docente, para el sistema escolar y universitario”, dijo.

A su vez, se refirió a las habilidades TIC para el aprendizaje y los niveles de los estudiantes.

“El simce 2013 hizo un estudio sobre los niveles de uso de las tecnologías, en el que un 53,1% presentó un desempeño adecuado, sin embargo, cuando la analizamos el porcentaje de logro por actividad, empieza a bajar dramáticamente. Esto demuestra que los usos que hacen los estudiantes no favorecen los aprendizajes, es decir, la saben usar pero no con fines pedagógicos”, aseguró.

En este contexto, el Dr. Silva, aseguró que las instituciones de educación son fundamentales para educar como ciudadano en la sociedad del conocimiento, como enseñar el correcto uso de las TIC , desarrollar las competencias digitales y disminuir la segunda brecha que ya no es de acceso, sino que de uso.

“La escuela es fundamental para educar al ciudadano en la sociedad del conocimiento, en un uso correcto de las tecnologías, ético, correcto y seguro. En un buen manejo de la tecnología no solo para ser consumidores, sino que para producir. Que la escuela ayude a que el paso del estudiante por la escuela implique un manejo de la competencia digital para el paso superior, universidad o mundo laboral”, dijo.

Y agregó: “Los padres juegan un rol fundamental y son vitales para combatir la segunda brecha, sobre el uso de las TIC. Está comprobado que el capital sociocultural es clave, ya que a mayor capital mejor es el uso de TIC. En ambientes escasos de este capital las TIC pueden ser hasta perjudiciales”.

Competencia digital docente

En relación a esta materia, el investigador se refiere a las habilidades, actitudes y conocimientos requeridos por los educadores para apoyar el aprendizaje del alumno, utilizando la tecnología para mejorar y transformar las prácticas docentes y enriquecer su propio desarrollo e identidad digital.

“La Medición de las percepciones respecto a cómo se usa la tecnología se refiere a la manera en que el estudiante demuestra lo que sabe. Es el nivel de la autopercepción, que, por lo general, es más alto que el nivel concreto del manejo de la competencia”, dijo.

Asimismo, se refirió al proyecto europeo en el que está trabajando en conjunto a 900 profesores de diversas universidades chilenas, peruanas y europeas.

Se trata de InovaT y su objetivo es innovar con tecnología en la docencia, investigar sobre la competencia digital en educación superior de Latinoamérica y cómo se evalúa a los profesores en diversos sindicadores (básico intermedio avanzado y no se sabe manejar la competencia).

Finalmente, habló de los elementos que se necesitan para desarrollar la competencia digital.

“Primero se debe desarrollar la competencia digital para aprender y para la ciudadanía digital; Necesitamos que los profesores sean competentes digitalmente; Necesitamos políticas para disminuir la brecha de acceso y uso; Disminuir la desigualdad; Ofrecer formación en distintos formatos y generar aplicaciones y soluciones acordes al grupo objetivo de usuario, especialmente a los que están más marginados, como los adultos mayores, personas con discapacidad e indígenas”, concluyó.

Fuente: Juan Silva

Transcripción: Camila Vásquez. 

Redacción: Camila Vásquez. 

Edición: César Calquín. 

Foto: Pantallazo CHAT.