• Académicas y académicos del Departamento de Educación
  • Pedagogía en Educación General Básica
  • Magíster Mención en Currículum y Evaluación
  • Magíster Mención Gestión y Liderazgo Educacional
  • Programa de Formación de Profesores para la Enseñanza Técnico Profesional

Claves para incentivar la lectura en cuarentena

01 Article Integratek

  • La profesora Ana Ramírez y el profesor Richard Astudillo de la carrera de Pedagogía en Educación General Básica (PEGB) de nuestra unidad, entregan recomendaciones de lectura para niñas, niños y adolescentes. Asimismo, reflexionan acerca del rol de padres y profesores en el fomento de la lectura. 

Por Camila Vásquez 

Según el Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos (PISA), que en su edición 2018 se concentraron especialmente en la evaluación de las capacidades de lectura, Chile lideró en el test de lectura en Latinoamérica, sin embargo, y según la OCDE, los resultados sugieren que uno de cada cuatro estudiantes no pueden completar las tareas más básicas de lectura, lo que se relaciona con la disminución por placer y al acceso de internet por parte de los menores de edad.

El incentivar la práctica por la lectura ligada al gusto por lo que se lee es fundamental, aseguró la profesora de PEGB y Magíster en Comprensión Lectora y Producción de Textos, Ana Ramírez.

“Se deben escoger textos que se vinculen a los gustos e intereses del lector, invitar a niños/as y jóvenes a escoger un libro de interés en la biblioteca de la casa o bien, buscar libros digitales con temáticas asociadas a sus gustos. Vincular los libros o textos al estado emocional de quien lee, siendo fundamental asociar las emociones con las temáticas de los libros, ya que contribuye al gusto y al goce por la lectura, siendo una interacción entre el lector, texto, autor y contexto”, recomendó.

Para la especialista, es necesario que, ante la presente pandemia, los niños, niñas y jóvenes empaticen con historias cercanas a su realidad, para lo que recomendó a Esteban Cabezas, un escritor chileno que ha redactado 40 cuentos sobre el coronavirus, un cuento escrito por cada día de cuarentena.

“Estos textos son un ejemplo para ser leídos en los hogares, conectando las historias con la realidad de cada uno, reflejando las incertidumbres, miedos y frustraciones del confinamiento, siendo una oportunidad valiosa para que los padres descubran qué piensan y sienten sus hijos, ante estos días de pandemia, mediante la interpretación y reflexión”, dijo.

Por su parte, el profesor Richard Astudillo, licenciado en letras, mención lingüística y literatura hispánica, hizo hincapié en la importancia de escuchar y dialogar con los primeros lectores para reconocer sus intereses y luego proponer algunos títulos para compartir.

“La lectura contempla no solo obras literarias, y que parte importante de la lectura cotidiana de los niños/as se desarrolla a partir de su gusto por canciones populares y el consumo de los medios de comunicación masiva”, dijo.

Y agregó: “Para desarrollar la lectura inicial es recomendable utilizar el ambiente letrado de la casa, ya que en esta se encuentran múltiples textos auténticos e impresos: boletas, revistas, afiches, recetas, etiquetas, íconos y libros, entre otros, los que componen el abecedario real de nuestra vida cotidiana, donde las posibilidades de hacer de la lectura un juego de descubrimiento de los signos arbitrarios del hogar, resulta infinita. Otra entrada son las historias orales y familiares que nos disponen en un espacio de mutuo reconocimiento, en el que los primeros lectores se sienten llamados a contar historias, incentivando la creación a partir de modelos transmitidos por los adultos”

El rol de los padres

Para la profesora Ramírez es fundamental que los padres generen en sus hijos el hábito de la lectura y para ello es necesario establecer un horario dentro del día para dedicarlo a leer, destinar un lugar de silencio y concentración, procurar que los padres se involucren en el espacio de lectura de sus hijas/os y realicen preguntas antes y después del texto a leer.

Asimismo, lo plantea el profesor Astudillo, ya que estamos en un tiempo propicio para la conversación.

“Podemos leer nuestra literatura oral recordando las historias, anécdotas o leyendas que circulan dentro de la familia y el barrio. Luego virar a los libros para reconocer que muchas de las historias orales son una fuente de la literatura escrita como los cuentos de hadas y el terror”, dijo.

El rol de los profesores

Según la especialista en Comprensión lectora y producción de textos las y los profesores podrían creer que el hábito lector, generado en la escuela, se podría ver afectado ante el presente contexto educativo, como también las estrategias y técnicas que se desarrollan diariamente para favorecer la comprensión lectora, sin embargo, el o la docente puede gestionar un contacto cercano con los apoderados, enseñando estrategias y técnicas de lectura, para enfatizar en casa ante actividades de comprensión lectora enviadas vía online, como actividades diseñadas en virtud de la comprensión, interpretación, apreciación y reflexión del texto leído, enfatizando en los tres momentos de la lectura (antes, durante y después).

“Al ser un aprendizaje de la lectura a distancia, es necesario contribuir en habilidades de metacomprensión lectora, es decir incluir estrategias metacognitivas en el estudiante, que los/las docentes incluyan en sus actividades, preguntas que permitan vislumbrar la autorregulación del aprendizaje por parte de sus estudiantes”, dijo.

 

Fuente: Ana Ramírez - Richard Astudillo

Entrevista: César Calquín

Readacción: Camila Vásquez 

Foto: Archivo Área de Comunicaciones.