• Académicas y académicos del Departamento de Educación
  • Pedagogía en Educación General Básica
  • Magíster Mención en Currículum y Evaluación
  • Magíster Mención Gestión y Liderazgo Educacional
  • Programa de Formación de Profesores para la Enseñanza Técnico Profesional

Dr. Daniel Ríos en conversatorio sobre evaluación online: “Pretender hacer de manera virtual lo presencial es, tal vez, uno de los primeros errores”

Foto Daniel Ríos

  • El académico del Departamento de Educación y Director del Magíster en Educación, mención Currículum y Evaluación, fue invitado a participar en el 2do Conversatorio sobre Docencia On-line en el contexto actual enfocado en Evaluación, organizado por la Facultad de Química y Farmacéuticas de la U. de Chile, donde se refirió a las amenazas y desafíos de la educación remota.

Por César Calquín

Desafíos de la evaluación online

En la oportunidad, el Dr. Ríos realizó una charla para los académicos de esta Facultad titulada “Alcances, desafíos y posibilidades de la Evaluación de Aprendizajes en la docencia Online”.

 “Todos tenemos un plan de clases, un programa que está a la vista, que tributa determinadas habilidades, conocimientos, prácticas y actitudes de los estudiantes. Este tiene que ser detallado, porque no se puede pretender hacer de manera virtual lo que venía haciendo de manera presencial, tal vez ese es uno de los primeros errores que hemos cometido y que los alumnos lo resienten inmediatamente, ya que él o la profesora es la que sistematiza”, señaló el experto.

En la charla dio cuenta de los procesos de enseñanza presencial y online, destacando las características principales, como son el plan de clase, que en el caso de la enseñanza presencial, es más general que en el virtual.

Otra particularidad que destacó el profesor es la duración promedio de la clase, que dentro de un aula suele ser más largo, mientras que frente a una pantalla es más acotado.

“Profesores y estudiantes plantean que no puede ser que una clase dure casi tres horas, en donde el profesor es el que habla. Eso dificulta la concentración, el compromiso y la actividad cognitiva de manera activa por parte de los estudiantes. Las clases deben ser detalladas y de corto tiempo. Algunos plantean como máximo 45 minutos, otros una hora y otros intentan ponerse de acuerdo con los estudiantes para no sobrepasar la hora y media, que sería lo prudente para no agotarlos, porque hay que recordar que tienen otros compromisos de enseñanza durante el día”, dijo.

En esta misma línea, el experto señaló que la interacción entre los involucrados tiende a ser más directa, mientras que vía online es más indirecta, lo que influye en el seguimiento que se le hace a cada estudiante, ya que mediante el proceso presencial es más instantáneo y manera virtual, más pausado.

Amenazas en la docencia online

En cuanto a las desventajas o amenazas que enfrenta la evaluación de aprendizajes en la docencia online, el Dr. Ríos considera dos aspectos fundamentales: el contexto y la evaluación.

"Hay que tener a la vista que no se puede planificar de manera similar a cuando planificamos nuestra enseñanza en el ámbito de la enseñanza remota, ya que, desde el punto de vista de los objetivos de los aprendizajes, la didáctica, la metodología y cómo enfrentamos aquellos contenidos que probablemente sean solo teóricos, o teórico-práctico, conlleva una dificultad desde el punto de vista de la planificación y posteriormente de la evaluación”, dijo el Dr. Ríos.

Para el académico en el contexto donde se enfrentan las mayores dificultades que representa esta modalidad es no considerar el carácter remoto del proceso enseñanza aprendizaje, además de no adecuar los tiempos y espacios de enseñanza, así como “No planificar la enseñanza de acuerdo a los objetivos de aprendizaje, la didáctica, los recursos, la evaluación y el tiempo/espacio que se efectúa el proceso de enseñanza aprendizaje, además de no asumir el rol de tutor, no trasladar el rol activo del proceso al alumno, no modificar la interacción profesor y alumno, no usar de manera dosificada los recursos didácticos que se asoman como otras amenazas y, por último, no usar la reflexión para mejorar la enseñanza. En suma, este contexto remoto es pensar que menos puede ser más”, dijo.

Por otra parte, en materia de evaluación, sostuvo que “se debe tener en cuenta los objetivos de aprendizajes, ya que el programa de estudio es un vehículo, un instrumento de gestión de nuestro quehacer docente y los objetivos siempre mandatan, son los que nunca hay que perder de vista”.

En cuanto a las amenazas, el experto enumera las siguientes: No considerar los objetivos de aprendizaje, no hacer énfasis en la evaluación de proceso formativo y para la retroalimentación, no descentralizar el acto evaluativo por medio de la autoevaluación, coevaluación y evaluación de pares, no favorecer la reflexión del estudiante con vista a su mayor autonomía, no promover el compromiso y responsabilidad del estudiante en su proceso de aprendizaje, no ampliar el repertorio instrumental para evaluar los objetivos de aprendizaje y no usar las evidencias recogidas, analizadas e interpretadas para mejorar el proceso de enseñanza aprendizaje.

Para concluir, el investigador precisó: “No somos profesores presenciales, somos tutores, mediadores de información que está presente en los programas de las habilidades dentro de los programas y, por lo tanto, no me puedo considerar un profesor equivalente a lo que ocurre en la sala de clases. El rol clave, activo es de los estudiantes, pero para eso la docencia debe ser detallada”.

Profesores agradecidos

La organizadora del conversatorio y Jefa de Unidad de Gestión Curricular y Apoyo a la Docencia, de la U. de Chile, Jocelyn Reinoso, destacó la presencia del académico en la charla: “Daniel Ríos ha participado como asesor externo de la UGAD en materias evaluativas desde el año 2018, desarrollando un trabajo en conjunto con el equipo UGAD para el estudio, caracterización y diseño de actividades de habilitación docente contextualizadas a la realidad disciplinar, académica y estudiantil de nuestra Facultad en particular, aportando con su experiencia a la generación de conocimiento y estrategias de desarrollo docente propias de nuestra facultad”.

Por su parte, Soledad Bollo, Directora de Escuela de Pregrado de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas agradeció la instancia de comunicación con el Profesor Ríos, así como los académicos de la Facultad. “La charla fue muy clarificadora de la importancia de mantener una coherencia en todas las actividades que involucran la docencia, esto es desde la planificación, las actividades docentes y finalmente la evaluación de los aprendizajes de los estudiantes”, dijo Bollo.

Fuente: Daniel Ríos

Transcripción: César Calquín

Redacción: César Calquín

Edición: Camila Vásquez. 

Foto: Área de Comunicaciones