• Académicas y académicos del Departamento de Educación
  • Pedagogía en Educación General Básica
  • Magíster Mención en Currículum y Evaluación
  • Magíster Mención Gestión y Liderazgo Educacional
  • Programa de Formación de Profesores para la Enseñanza Técnico Profesional

Teletrabajo: la experiencia de las funcionarias y funcionarios del Departamento de Educación

small office home office business telecommuting office

  • Cinco funcionarias y funcionarios cuentan cómo han complementado las labores domésticas, el cuidado de los hijos e hijas, el horario y la rutina en esta nueva manera de trabajar a distancia, que si bien ha sido complicada, destacan el compañerismo, el trabajo en equipo y la estrecha relación con sus familias.

Por Camila Vásquez 

Desde el lunes 16 de marzo, las y los funcionarios de nuestra unidad comenzaron a trabajar desde casa. Muchos de ellos adaptaron en un lugar de su casa una especie de oficina improvisada para poder cumplir con las labores que les exige su puesto de trabajo.

Los primeros días no fueron fáciles y el estrés fue una de las palabras que más se repitió en el primer periodo del teletrabajo, sin embargo, a medida que fueron pasando los días, las complicaciones fueron mermando. Hoy se sienten más seguros y adaptados.

Superando las barreras

Para Virginia Arriagada, secretaria de la carrera Pedagogía en Educación General Básica, los primeros días trabajando desde casa fueron duros, ya que “justo la Universidad comenzó con un sistema nuevo Siach-Usach para profesores, estudiantes y funcionarios. Tenía a diario más de 60 correos con consultas de los estudiantes en el sistema. Hoy ya está la mayoría de las situaciones están resueltas, por lo que ya no estoy con ese estrés y adaptada al teletrabajo”, contó.

Asimismo, lo sintió Susana Arias, secretaria de dirección, quien confesó que las primeras tres semanas de trabajo remoto fueron muy complejas: “Me costó mucho adaptar el trabajo desde la casa, considerando que además tenía que dedicar durante la misma jornada, tiempo para la familia y para las labores del hogar. Muchas veces me quedaba hasta pasadas las 22:00 horas respondiendo correos o adelantando tareas, sin embargo, aprendí a establecer prioridades en todas las actividades que debo realizar, por lo tanto, ahora trabajo tranquila y mucho más organizada”, aseguró.

Para Viviana Villar, secretaria de pregrado, ha sido “en general buena. Si bien al principio un poco caótico, ya que solo tengo un computador y lo tengo que compartir con mi hija que está en segundo medio y tiene clases virtuales, con el tiempo nos hemos organizado muy bien. Trabajo en el horario que más me acomoda”, comentó.

Transformando espacios

Marco Pérez es secretario del programa de Programa de Formación de Profesores para la Enseñanza Técnico Profesional, y adecuó un lugar para poder trabajar, así como a establecer un horario, ya que, según comenta, esta modalidad al principio fue muy estresante.

“Es difícil, ya que trabajar en casa es prácticamente estar pendiente todo el día de los correos e información que pueda llegar, que es muy distinto cuando una trabaja en forma presencial”, aseguró.

Asimismo, lo hizo Alicia Veas, coordinadora ejecutiva, quien acomodó el living-comedor para trabajar, el que ahora es living, comedor y oficina.

Para Alicia también fue difícil, ya que “que los sistemas no funcionaban a tanto requerimiento on-line, por lo tanto, fue frustrante. Sin embargo, al pasar los días y luego de poner todos un poco más de tolerancia y comprensión a esta nueva situación, las tareas se han podido desarrollar de mejor forma”, dijo.

Susana también adaptó un lugar, pero en su caso, más improvisado, ya que la mayor parte del tiempo comparte la mesa de comedor, lugar en que puede estar al lado de sus tres hijos, quienes deben hacer tareas, ya que todos se encuentran en etapa escolar básica.

Son ellos los que me avisan cuando recibo un correo o un WhatsApp, mientras estoy haciendo las labores del hogar; sin embargo, cuando el trabajo requiere de mayor concentración, o recibo algún llamado, me voy a la pieza para no tener interrupciones”, aseguró.

Tiempo con la familia, seguridad y compañerismo

Para Virginia este tiempo en casa también ha sido positivo, sobre todo después de 24 años de trabajo. “Valoro pasar tiempo de calidad en familia, disfrutar de mis seres amados y ver que, tras tantos años ya no son las mismas personas, han cambiado. Para mí es impagable poder estar con mi familia, ya que la vida avanza demasiado rápido y hoy el tiempo es vida, la cual no se puede recuperar y no se detiene por nada ni nadie, por eso agradezco este valioso tiempo, el que incluso me dio la oportunidad de realizar un curso que entrega la Universidad en forma online que se llama Aplicación de Herramientas de Microsoft Teams”, dijo.

Asimismo, lo destacó Susana: “Como nuestra universidad me ha permitido trabajar desde la casa, valoro sentirme segura, estar tranquila, y tener más tiempo para compartir con mi familia, que es lo más importante en mi vida”.

Si bien ha sido una experiencia nueva y difícil, Marco cuenta que de alguna manera le ayudó a mejorar en muchos aspectos, ya que “esto me ha llevado a usar todas las herramientas a mi alcance y la creatividad para poder desarrollar mi trabajo de la mejor manera en una vía que es complicada, en donde todo es virtual. Destaco que para situaciones futuras, que espero no sea así, estaremos preparados. La solución se fue dando a medida del tiempo, se crearon WhatsApp a nivel de Departamento y de Facultad, lo que ayuda a poder realizar consultas y solución”, dijo.

Por su parte, Viviana cree que el trabajo ha sido más eficiente que en la Universidad, “ya que las respuestas desde otras unidades ha sido más rápida”.

En cuanto a las normas institucionales, Alicia destaca la flexibilización en relación con las firmas digitales de documentos oficiales, así como la posibilidad de realizar teletrabajo: “En particular, soy parte de la población de riesgo y he podido desarrollar mi trabajo desde casa, lo que me ha dado tranquilidad. Llevo siete semanas de confinamiento, es muy difícil vivirlo, agradezco no tener que salir a la calle para tener que comer, como la gran mayoría de las personas que conozco, y eso en estos tiempos, tiene un gran valor. También destaco el compañerismo: escribes una consulta en los grupos de WhatsApp de la Universidad y todos te entregan información, esto tenemos que conservarlo, sin lugar a dudas”, dijo.

 

Fuente: Funcionarias y funcionarios Departamento de Educación.

Entrevista: Camila Vásquez.

Redacción: Camila Vásquez. 

Foto: Archivo Comunicaciones.