• Académicas y académicos del Departamento de Educación
  • Pedagogía en Educación General Básica
  • Magíster Mención en Currículum y Evaluación
  • Magíster Mención Gestión y Liderazgo Educacional
  • Programa de Formación de Profesores para la Enseñanza Técnico Profesional

Las artes como medio de expresión. De las cavernas a la pandemia

WhatsApp Image 2020 05 11 at 10.35.43

  • La profesora del Departamento de Educación, reflexionó sobre la importancia de las artes en este periodo de pandemia e invitó a aprovechar este tiempo para desaprender las estructuras rígidas que imponen que todo debe ser igual, así como que los niños y niñas puedan observar y crear expresiones artísticas.

Por Jeannette Pacheco

Las artes, cualquiera sea su medio, son la manera más primitiva en que los seres humanos han expresado su sentir respecto de lo que les sucede, ya sea con el medio que los rodea o con lo que les sucede internamente.

Desde la época de las cavernas, los seres humanos han plasmado lo que ven, sus miedos, sus alegrías e incluso su ser comunitario. Es así, que en todos y todas nosotras existe una energía interna que nos moviliza y nos lleva a expresar la belleza que vemos, las sensaciones que las cosas y situaciones nos producen, e incluso aquellas que son desagradables.

Para apreciar los matices del follaje de un árbol, para saber que los colores del cielo cambian de acuerdo a la luz, para valorar la belleza y sus subjetividades, necesitamos aprender a observar. Esta capacidad de observación a veces se da de manera natural. Sin embargo, para la mayoría de las personas, esta observación se educa. Se educa en las familias, en las escuelas, en las amistades etc. Para esto, la educación de las artes en las escuelas es fundamental, ya que muchas veces las familias no tienen los tiempos o la paciencia, y los colegios se convierten en el gran motor que puede impulsar la valoración de las artes como medio de expresión de los niños y niñas.

En cuanto a las artes visuales, estas nos permiten entrar en contacto con diferentes materialidades, reconocer en nuestros cuerpos las sensaciones que estas nos producen, evocar recuerdos, provocar emociones, reconocer nuestras motricidades y saber cómo podemos reducir nuestras ansiedades o volcar toda nuestra fuerza interior para que salga y se muestre al mundo.

En mi experiencia docente he visto cómo las artes han permitido expresar toda su riqueza interior a quien tiene dificultades para hablar en público, cómo ha bajado las ansiedades de quienes no podían dominar su necesidad de moverse constantemente por la sala de clases, cómo ha ayudado a quienes se sentían frustrados, pues sus dibujos no eran como los del libro. Si bien están las técnicas que nos ayudan a aprender, también existe la mágica libertad de expresarnos, solo por el hecho de querer o necesitar volcar nuestro ser sobre un soporte.

En estos tiempos de pandemia y para los tiempos “comunes”, no olvidemos las artes. Todo en el currículum es valioso, por algo está ahí. Sin embargo, las artes son para el espíritu, para la riqueza del Ser. Las artes visuales pueden ayudar a muchos y muchas docentes que se ven apremiados por enseñar un contenido que se puede hacer pesado en estos tiempos. Permitamos que los niños y niñas exploren su hogar, que observen el cielo y se maravillen con los colores. Observemos una planta, dibujemos su crecimiento y sorprendámonos con la vida. Dibujemos o grabemos en video los pasos de la elaboración del pan que hacemos en casa.

Aprovechemos el tiempo de pandemia para desaprender las estructuras rígidas que imponen que todo debe ser igual y permitámonos crear, expresar, sentir, observar y disfrutar de la belleza de las artes.

Como nuestros antepasados en las cavernas plasmaron sus manos para la posteridad, plasmemos nuestro sentir en los soportes de la actualidad, para que cuando miremos hacia atrás, observemos lo bello que pudimos construir en este tiempo de pandemia.

Fuente: Jeannette Pacheco.

Producción: Camila Vásquez - César Calquín.

Edición: Camila Vásquez - César Calquín.

Redacción: Jeannete Pacheco.

Foto: Estefania Leigthon "La Música como Musa inspiradora".