• Académicas y académicos del Departamento de Educación
  • Pedagogía en Educación General Básica
  • Magíster Mención en Currículum y Evaluación
  • Magíster Mención Gestión y Liderazgo Educacional
  • Programa de Formación de Profesores para la Enseñanza Técnico Profesional

Dra. Catherine Flores por TV Educa Chile: “Pensar que cualquier producto televisivo se puede promover como educación es una visión equivocada”

teleision educativa 2 692x360

  • La académica de nuestra unidad y experta en formación inicial docente asegura que la señal televisiva sería “un nuevo intento por resolver la crisis educativa que esta pandemia ha generado”, y complementó: “Creo entender que lo que el gobierno pretende es lograr un esquema de equidad en materia educativa en estos momentos, utilizando la televisión como un difusor de conocimientos”.

Por Camila Vásquez 

El objetivo de TV Educa Chile es complementar la plataforma “Aprendo en Línea” del Ministerio de Educación y funcionará desde las 7 de la mañana hasta las 23 horas a partir del próximo 27 de abril. Espera tener una cobertura superior al 90% y estará disponible durante la alerta sanitaria a raíz del coronavirus COVID-19.

Promover cualquier producto televisivo como educación es un error

Para la profesora en Educación General Básica, el contexto en que nos encontramos, con la mayoría de las escuelas cerradas, pone una presión extra a los países subdesarrollados, muchos de los cuales están luchando por proveer una educación de calidad para todos.

“Una gran variedad de sistemas escolares, incluido el nuestro, están migrando hacia la tecnología como una alternativa a la educación tradicional. En Chile se tomó la decisión de realizar las clases online, lo cual obligó a los docentes a re-imaginar la educación de formas que cambian el modelo centrado en el profesor que se había realizado hasta ahora. Sin embargo, esta medida ha expuesto la evidente brecha digital que existe en nuestro país”, dijo.

Y agregó: “El no contar con disponibilidad y accesibilidad a internet, hace que la instrucción en línea sea una perspectiva distante para la mayoría de las personas, por lo tanto, esta estrategia de promover la educación en línea podría, potencialmente, exacerbar la inequidad”.

Luego, y un poco tarde a su manera de ver, el gobierno se dio cuenta que la educación en línea era sólo privilegio de unos pocos, y que, a los sectores más empobrecidos de nuestro país, esta iniciativa los hacía sentir aún más excluidos.

“Nuevamente, en un intento por resolver la crisis educativa que esta pandemia ha generado, el gobierno decide crear lo que ellos llaman TV Educa Chile. Lo que vemos es que en medio de un contexto en el que las nuevas tecnologías han jugado y tienen un rol fundamental en el funcionamiento de los países, nosotros volvemos a una anticuada tecnología la cual al parecer podría ejercer un rol crucial”, sentenció.

Una televisión educativa debe diseñar programas con una intencionalidad clara

Según la académica, si bien la televisión promueve en el espectador una serie de valores y representaciones, no es posible concebirla como un medio educativo con el propósito de acercarnos a lo que se ha denominado televisión educativa. “La televisión debe tener una clara conciencia pedagógica de su utilidad y no intentar suplir la educación tradicional, sino más bien poder contribuir al rezago educativo que se ha visto profundizado por efecto de esta pandemia”, aseguró.

Para la investigadora, programas como Plaza Sésamo, probablemente sea una de las experiencias educativas más importantes y más conocidas por todos.

“Este programa estaba dirigido a los niños de edad pre-escolar de la población marginada norteamericana con el propósito de mejorar su rendimiento escolar. Con esto quiero decir que una televisión educativa debe diseñar programas con una intencionalidad clara. La televisión educativa persigue objetivos muy definidos en el campo educativo que contribuyen de manera eficaz en el proceso de enseñanza, ofreciendo no solo conocimientos, sino también valores y habilidades en un sentido amplio”, reflexionó.

Y concluyó: “Creo que esta iniciativa tiene un buen propósito, es posible realizarla de buena manera si se toma en consideración que cumpla con la función de educar, y podría traer grandes ventajas para los sectores más desposeídos. La educación presencial no puede ser sustituida, la riqueza de la labor docente estriba en la interacción personal, en el conocimiento que alcanza el docente de sus alumnos, sus necesidad y potencialidades y en el involucramiento que este logra con las familias y la comunidad”.