• Académicas y académicos del Departamento de Educación
  • Pedagogía en Educación General Básica
  • Magíster Mención en Currículum y Evaluación
  • Magíster Mención Gestión y Liderazgo Educacional
  • Programa de Formación de Profesores para la Enseñanza Técnico Profesional

Profesor Daniel Ríos y la implementación del Currículum Nacional: “Hay un esfuerzo de intentar llevar vía online los procesos educativos regulares”

Dr. Daniel Ríos

Por Camila Vásquez y César Calquín 

El académico del Departamento de Educación y experto en Currículum y Evaluación, señaló que los profesores no están preparados para enfrentar la modalidad de educación vía online, sin embargo, valora que se están haciendo todos los esfuerzos necesarios para entregar algo de normalidad en esta delicada situación.

“Estamos enfrentando una crisis sanitaria a nivel mundial, cualquier análisis que se haga sobre la realidad debe ser considerando la gravedad de los hechos, que repercute en todo ámbito de la vida”, comienza señalando el Dr. Daniel Ríos.

Es por ello que valora todos los esfuerzos que están realizando, tanto el ministerio de Educación, como los colegios e instituciones de educación superior para entregar de la mejor manera los contenidos educativos a los y las estudiantes.

“Son experiencias educativas que rescato desde el punto de vista de la gravedad que estamos teniendo. Yo no sería tan alarmista ni prejuicioso de una serie de comentarios que critican los esfuerzos, tanto del ministerio, como de los propios colegios y universidades para tener un proceso educativo lo más normal dentro de lo posible, sin embargo, los profesores no estamos preparados para tener procesos normales pedagógicos vía plataformas. Efectivamente se han hecho esfuerzos por capacitar a los profesores para preparar este escenario tan distinto a la sala de clases regular”, indicó el investigador.

En esa misma línea, apuntó a un elemento sociocultural sobre la preparación para implementar esta modalidad.

“Estos procesos, que no solamente conllevan elementos técnicos, o tecnológicos, apuntan más a un tema cultural, ya que no estamos preparados plenamente para asumir procesos de enseñanza aprendizaje exclusivamente a nivel tecnológico, por muy amigables que sean las plataformas para efectos de tener un proceso educativo lo más normal posible”.

“Creo que no todos los estudiantes tienen las mismas condiciones tecnológicos en sus casas, computadores, banda ancha, wifi, etc. para tener un proceso educativo que reemplace o intente dar cuenta de los objetivos que están en los procesos formativos de cada estudiante”, agregó.

Sin embargo, el Dr. Ríos sostuvo que “esta experiencia educativa obviamente no reemplaza la experiencia educativa que un estudiante pueda tener en el marco de un proceso de aprendizaje que se puede graficar en una sala de clases. Es una forma de palear, en parte, lo que no se puede hacer de manera natural en el ámbito escolar o de educación superior”.

“Esta modalidad puede contribuir a la formación del estudiante”

Pese a las limitaciones que pueda presentar esta experiencia educativa, el Dr. Ríos señaló que se puede aprovechar de buena manera para potenciar conocimientos y aprendizajes:

“Este contexto podría ayudar a generar procesos educativos interesantes, por ejemplo, en la comunicación entre profesor y alumno por medio de la vía virtual, en donde los procesos de reflexión puedan estar presentes, las preguntas y comentarios de los estudiantes que puedan participar a través de foros, de plataformas como Zoom, generando una interacción que de alguna manera busca dar cuenta de intentos de normalización de procesos formativos”.

Ante este contexto, el profesor Ríos señaló que “no existe un currículum que pueda dar cuenta en plenitud de lo que se espera en el marco de planes de estudios que buscan dar cuenta de un perfil del estudiante, del punto de vista de su formación y en relación a aprendizajes vinculados al conocimiento o las habilidades y actitudes”.

“Hay un esfuerzo de estas plataformas por promover estos aprendizajes vinculados al conocimiento, en la medida que los profesores entreguen ciertos lineamientos del punto de vista formativo, materiales didácticos guías, lecturas. Esto puede contribuir, ya sea de manera virtual o presencial, al proceso de formación de los estudiantes. Cuando se reúnen en una plataforma como Zoom y hay 20 estudiantes interactuando con el profesor, para ver un contenido disciplinario que se está enseñando a la distancia, hay elementos que se pueden promover desde el punto de vista de las actitudes, por ejemplo, ordenarse quién habla primero, que un estudiante no pueda usar mucho tiempo para expresar sus ideas, para que pueda participar el resto, un control de la clase por parte del profesor. Por lo tanto, vía virtual, se intentar dar cuenta del currículum que se orienta para determinado tipo de aprendizaje, aunque eso va a depender de cada profesor”, comentó el experto.

Para finalizar, el profesor reflexiona sobre el momento que vive nuestra sociedad y la fragilidad en la que se ha caído a raíz de esta pandemia:

“Ante este contexto de coronavirus se ha mostrado la fragilidad de la sociedad, en la economía, etc. La fragilidad del sistema que hemos construido. Todos los esfuerzos que hay que hacer para que esta fragilidad no nos quiebre, por lo tanto, es importante estar consciente, comunicados, estar con otros, aprovechar esta situación de cuarentena para compartir con los nuestros de manera presencial, compartir con otros a través de la tecnología, con las clases virtuales, el tele trabajo. En consecuencia, es qué aprendizaje sacamos de esta situación como seres humanos, como personas o profesionales a partir de esta fragilidad social y personal que nos muestra esta tremenda crisis que estamos viviendo”.