• Académicas y académicos del Departamento de Educación
  • Pedagogía en Educación General Básica
  • Magíster Mención en Currículum y Evaluación
  • Magíster Mención Gestión y Liderazgo Educacional
  • Programa de Formación de Profesores para la Enseñanza Técnico Profesional

Mg. Alicia Brito: “Los profesores no están preparados para asumir labores de educación virtual"

Alicia Brito

Por Camila Vásquez y César Calquín

Según la experta, Chile no cuenta con las herramientas necesarias para la aplicación del currículum nacional en la modalidad online. Además, entrega datos claves para enfrentar de mejor manera una educación a distancia.

La contingencia que está enfrentando nuestro país a raíz del Covid-19, provocó que muchos servicios y funciones fueran cancelados para evitar una propagación mayor de este virus. Uno de los sectores perjudicados es la educación, ya que miles de estudiantes, vieron afectadas sus clases. Para combatir esta situación, el Ministerio de Educación implementó una plataforma online para que los y las estudiantes puedan hacer sus clases de manera virtual, en conjunto con cada establecimiento del país.

Sin embargo, Alicia Brito, profesora egresada de Pedagogía en Educación General Básica y Magíster en Educación, mención Currículum y Evaluación de esta Casa de Estudios, que actualmente se desempeña como Diseñadora Instruccional en la Universidad de Chile señaló, según su experiencia, que en Chile no existen las herramientas adecuadas para implementar clases online: “Chile no cuenta con una plataforma que pueda articular un discurso pedagógico pertinente. Este elemento sin ser el único, es fundamental para que se lleve a cabo de forma exitosa la educación online”.

“Estamos expuestos a una situación compleja y al igual que otras áreas, la educación online se ha tenido que enfrentar abruptamente a ella, pues la incorporación de esta en la educación formal ha venido a ser altamente demandada de un momento a otro”, agregó.

En esa misma línea, indicó que los profesores no están preparados para asumir labores de educación virtual: “Para ello es necesario tener amplio conocimiento en metodologías de educación a distancia, que Lamentablemente no existen en nuestras mallas curriculares. Una cosa es conocer un entorno virtual, dictar una clase en video, preocuparme de que las y los estudiantes reciban contenidos, etc. pero otra muy distinta es generar instancias de interacción en éste, llevar a cabo tutorías o mediar espacios de comunicación y trabajo colaborativo en un entorno digital”.

Asimismo, Brito dijo que “las instituciones escolares no tienen la infraestructura tecnológica necesaria para ello. Sabemos que las escuelas públicas no cuentan con los recursos para instaurar plataformas virtuales. De manera que, para resguardar la aplicación del currículum en las escuelas de manera remota, debemos empezar por contar con la infraestructura tecnológica adecuada para ello”.

Contenidos fundamentales para una buena experiencia online

Alicia se desempeña como Diseñadora Instruccional en la Universidad de Chile. Según su experiencia, entrega datos claves para enfrentar las clases en modalidad online: “Para desarrollar un discurso pedagógico articulado en educación online, existen algunos elementos que no podemos pasar por alto: comprender que el aprendizaje debe tener lugar en un entorno auténtico del mundo real, que tiene que ver con la interacción social que se produce. Además, los contenidos deben ser relevantes para las y los estudiantes, quienes a su vez deben ser estimulados a convertirse en aprendices autónomos y autorregulados”.

“En este sentido, cobra gran importancia la creación de espacios virtuales para que las y los estudiantes compartan conocimiento. La experiencia nos indica que la participación en foros, blogs, construcción de conceptos de forma colaborativa y compartir vivencias relacionadas a los contenidos por trabajar, generan un gran compromiso y propician la construcción de su aprendizaje. La función de profesoras y profesores es de facilitadores o mediadores”, agregó la experta.

En la misma línea, Brito indicó que es fundamental proporcionar múltiples perspectivas en la representación de los contenidos, todos estos elementos, conjugados con las herramientas tecnológicas que permite el trabajo en e-learning. De manera que se busca incluir videos, interacciones, juegos, documentos, etc. Esto implica mucho más que la adopción de modelos pedagógicos tradicionales que son transferidos a un medio diferente. De hecho, no se habla de traspaso, ya que no es un repositorio de material, ni una biblioteca digital. Se habla de interacción, intercambio y socialización.

“La sensación de comunidad que permite generar esta instancia educativa puede ser muy amplia si se trabaja adecuadamente. Así, por ejemplo, una de las instancias con mayores posibilidades para generar conocimiento, es mediante el trabajo colaborativo. Además, en educación online buscamos que la experiencia de las y los estudiantes se alinee con las distintas formas de aprender de quienes participan en esta instancia y que el entorno virtual sea intuitivo, es decir que facilite la navegación y el trabajo con las herramientas que este posea”, finalizó.