Dra. Claudia Córdoba es la nueva Directora del Departamento de Educación: “Me siento muy honrada de desempeñar este rol”

Asunción cargo Dirección

Por César Calquín

La Dra. Córdoba, quién será la primera mujer que dirija el Departamento de Educación, ingresó a la Universidad de Santiago por medio de concurso público en el año 2013. Es Psicóloga, Doctora en Sociología de la Educación y madre de dos hijos. Hasta enero se desempeñó como Coordinadora Académica y de Investigación de esta Unidad y estará en el cargo por los próximos dos años.

Llegó a la Dirección del Departamento a través de una votación realizada el mes de enero, contando con un amplio respaldo de sus pares y sucederá en el cargo al Dr. Saúl Contreras, quien se desempeñó en esta función por cuatro años.

“Fue difícil tomar la decisión de presentarme a eleccionesporque tengo claro que el asumir este tipo de responsabilidad tiene un alto costo personal y académico”, confiesa la académica, sin embargo, señala que “me siento muy honrada de desempeñar el rol de Directora de nuestra Unidad y de contar con el apoyo de cada uno de mis colegas en ello. Entiendo que, tanto para las personas como para la institución, es necesaria la rotación en los cargos. Así es que revisé en profundidad mi situación y me pareció que estaba en condiciones de dar este paso”.

Por otra parte, se refirió a los objetivos planteados durante su mandato y los lineamientos que seguirá como Directora del Departamento de Educación. “El programa de trabajo que seguiremos en los próximos dos años fue construido colectivamente y es coherente con los lineamientos estratégicos que hemos definido como Departamento”.

Agregó que “se trata de un proyecto que da continuidad al trabajo que se viene realizando desde las gestiones anteriores y que busca avanzar en nuevas tareas como la creación de una carrera de pre grado o la virtualización de alguno de nuestros programas. Asimismo, nos hemos planteado como meta el fortalecimiento de nuestra Unidad a través del desarrollo de nuevos proyectos de investigación y de fortalecer relaciones de colaboración con distintas instancias tanto dentro como fuera de la Universidad”.

También reflexionó sobre la relevancia que ha tomado el movimiento feminista en la actualidad y la importancia que tuvo en la decisión de hacerse cargo de la Dirección de nuestra Unidad: “Debo decir que el movimiento feminista me hizo reflexionar mucho sobre las múltiples razones que explican por qué las mujeres no solemos acceder a cargos directivos. Me di cuenta que yo estaba en una posición privilegiada porque contaba con el apoyo de mis compañeros y compañeras y, además, con el respaldo de mi familia”.

“Sentí que no podía desaprovechar este escenario, porque asumir la dirección de una Unidad Académica se constituye como una oportunidad para visibilizar el trabajo de las mujeres y fortalecer nuestra presencia en ciertos espacios. Así es que – una vez más – agradezco la confianza que mis colegas han depositado en mí. Yo, por mi parte, haré mi mejor esfuerzo para cumplir con las tareas que hemos ido definiendo para este nuevo periodo”, finalizó.