Dra. Sylvia Contreras participa en actividades académicas en Alemania y dicta seminario a estudiantes de pregrado y postgrado

Sylvia Contreras Alemania

Por Camila Vásquez

La invitación extendida por la Dra. Cornelia Giebeler en conjunto con la Oficina Internacional de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Bielefeld (Alemania) a la académica de nuestro Departamento a participar en la semana internacional de dicha casa de estudios, contribuye un hito relevante en el plan de desarrollo del Departamento, específicamente, en el área de cooperación internacional.

“Participar en estas instancias favorece la posibilidad de establecer vínculos internacionales con otras instituciones, que se concreta en intercambio de experiencias académicas, difusión y análisis de resultados de investigaciones. suscribiéndose convenios que permitan alcanzar los objetivos planteados en las áreas de desarrollo de nuestro Departamento”, destacó la Dra. Contreras.

La académica del Departamento de Educación y experta en interculturalidad, migración y diversidad de género, dictó un seminario sobre migración-saberes-género, actividad relacionada con su proyecto de investigación Fondecyt n° 11150362.

En la instancia desarrollada entre el 14 y 18 de mayo, además, participó en seminarios y workshop, donde expuso una conferencia titulada “Saberes locales desplegados en la educación informal de sujetos subalternizados” a estudiantes de pedagogía social y trabajo social, en que también participaron académicos/as de otras carreras de la Universidad, en especial aquellos que desarrollan proyectos de investigación y cooperación con América Latina.

Saberes locales

El objetivo de la conferencia de la Dra. Contreras se basa en revelar los saberes que circulan en los contextos cotidianos locales, a partir de tropos que componen las narraciones de sujetos que se constituyen e instituyen en las prácticas educativas informales, recreadas principalmente en los espacios familiares.

“Existen saberes que son producidos y recreados por la “gente común”, que no siguen la lógica de la producción del conocimiento científico, que han sido históricamente desvalorizados, ignorados o excluidos, pensando que no son saberes, que en la mayoría de las prácticas culturales sustentan estrategias de resistencia, enfrentándose a iniciativas impulsadas solo por intereses económicos”, asegura.

La académica también se refirió a la existencia de “saberes menores”, los que constituyen canales de resistencia en cuanto a la producción simbólica en contextos socioculturales de carácter colonialista.  “La decolonialidad del saber-ser, exige un ejercicio de toma de conciencia y otorgar otro giro a las formas en que algunos seres humanos habitan su mundo. Por tanto, su abordaje posibilitará el reconocimiento de los múltiples ejes de inequidad que atraviesan diversas comunidades y que tienden a naturalizarse si no están sujetos a un sostenido proceso de reflexión”, explicó.

Cuestionando la geopolítica del conocimiento

La propuesta de la académica es dar cuenta que saberes locales representan una contribución en el desafío de cuestionar e indisciplinar la geopolítica del conocimiento, que define algunos lugares y sujetos como únicos y legítimos portadores-trasmisores del “verdadero”conocimiento, invisibilizando la pluralidad de saberes que se gestan en el mundo de la vida y que se recrean en la experiencia de un ser situado y encarnado.

“Para descentrar el pensamiento colonial hegemónico deben valorarse sistemas de enseñanza-aprendizaje  que no necesariamente responden a la lógica escolar, y más bien privilegiar las que dan cuenta de la experiencia. El interés es colocar el marco de los saberes en el diálogo teórico, como un medio para expandir nuestra comprensión y contrarrestar la presencia de modelos culturales de déficit que explican generalmente la “pobreza”. Así como visibilizar y valorar los saberes es dar cuenta de prácticas pedagógicas que crean las condiciones para redefinir las relaciones de poder, redefiniendo formas de agencia, ampliando formas de constituir una buena vida”, dijo.

Y agregó: “Los saberes recrean una subjetividad activa, permitiéndonos quitar los velos coloniales, lo que contribuye a reconocer la especificidad de la opresión. Nos referimos a saberes que, por su carácter, permiten rescatar la lucha emocional y sentida de habitar en formas complejas, que se generan en experiencias violentas, pero que, no obstante, son elocuentes y de vital importancia frente a la necesidad de sobrevivir”.

Para la experta, además, constituye un aporte el re-mirar con atención la concepción de saber, una definición intrínsecamente ligada e inherente al ser, como forma de situarse en el mundo.

“Los saberes conforman una categoría que permite dar cuenta de lo múltiple y fragmentado de los habitares de los sujetos, en que se integra etnicidad, clase, género, sexualidad y lengua, nunca individual y construido a partir de fragmentos e hilos de diversas tramas, especialmente en cuanto a la resistencia, lo que aportaría en distanciarnos de la tentación de ir construyendo la imagen de sujetos estereotipados o victimizados”, concluyó.