Profesora Claudia Córdoba publica capítulo en el libro Intersecciones II sobre fragmentación urbana y segregación escolar

 

Foto libro

Por Camila Vásquez

“Sistema educativo, morfología urbana y desplazamiento estudiantil en Santiago de Chile. Nuevas evidencias de la relación entre fragmentación urbana y segregación escolar” es el nombre del capítulo que la académica del Departamento de Educación y Coordinadora Académica y de Investigación de la misma unidad, publicó en el libro "Intersecciones - II Congreso Interdisciplinario de Investigación en Arquitectura, Diseño y Ciudad y Territorio", junto a los académicos Massimiliano Farris de la Universidad de Chile y Karina Rojas de la Universidad Rey Juan Carlos, España.

El libro responde a una selección de presentaciones realizadas en el Congreso Interdisciplinario de Investigación en Arquitectura, Diseño y Ciudad y Territorio realizado en diciembre de 2016 por la Universidad Católica de Chile, la Universidad del Bío-Bío y el Centro de Desarrollo Urbano Sustentable (CEDEUS) en Santiago.

“Para nosotros fue una grata sorpresa que nuestro trabajo fuese elegido para su publicación en este libro. Lo hemos entendido como un importante estímulo para seguir trabajando en torno al tema de la segregación escolar desde una perspectiva interdisciplinaria,  donde los territorios en que se emplazan las escuelas deben ser considerados en el análisis”, aseguró la académica. 

Metodología y resultados

La investigación analizó el alto grado de segregación socioeconómica del sistema escolar entre establecimientos que ofrecen enseñanza básica. Para ello, se optó por el estudio de pequeños territorios denominados Unidad Geográfica Acotada (UGA). La UGA fue definida como un espacio caracterizado por la existencia de por lo menos dos escuelas que se ubican cercanas entre sí, alrededor de las cuales no existe más oferta para enseñanza básica. 

Los datos presentados corresponden a la información recogida a través de 1.739 encuestas relativas a diez UGAs ubicadas en distintas comunas del Gran Santiago. La encuesta fue dirigida a padres de estudiantes que cursan entre kínder y 4º año de enseñanza básica, recogiendo información relativa a su nivel socioeconómico (nivel educativo e ingresos) y domicilio, el cual fue analizado a través de SIG para determinar la distancia en ruta que existe entre casa y escuela.

Los resultados apuntan a que los estudiantes que asisten a la escuela más cercanas a su casa son minoría y que en promedio recorren 2.5 kilómetros entre casa y escuela, existiendo una asociación directamente proporcional entre  su nivel socioeconómico y la longitud de sus trayectos.  Uno de los hallazgos más interesantes del estudio es que este panorama general se vuelve altamente complejo al analizar los datos a nivel de UGAs, constatándose que las características de los territorios inciden en la población que se ve atraída por las escuelas ubicadas en ellos.  Asimismo se constata que los estudiantes se mueven, saliendo de las inmediaciones de sus barrios para ir a su escuela.  Estos hallazgos ponen de relieve la necesidad de considerar la morfología de los territorios y las estrategias de movilidad de los estudiantes y sus familias. . Estos últimos aspectos son ilustrados a través de la presentación de tres casos ubicados en la ciudad de Santiago. 

El lanzamiento se realizó el pasado jueves 12 de abril en la Facultad de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Chile.