• proyecto formacion ciudadana
  • concurso 2017
  • magister educacion
  • diplomados educacion
  • Departamento de Educación lanza segunda versión de Fondos de Apoyo a la Investigación

"Zomo Newen. Relatos de vida de mujeres mapuche en su lucha por los derechos indígenas”

Afiche 1

Por Elisa Loncon

Zomo Newen es el título del texto en que la profesora de nuestra unidad y experta en interculturalidad, Elisa Loncon, es coautora.

El lanzamiento se realizará en el Salón de Honor de la Universidad de Santiago el miércoles 17 de enero a las 11:00 horas y la presentación estará a cargo de Sylvia Contreras, académica del Departamento de Educación, Elisa García, coordinadora del libro y académica de la Universidad Complutense de Madrid y María Emilia Tijoux, académica de la Universidad de Chile.  Por su parte, quien moderará la mesa, será la profesora Elisa Loncon.

La representación de la lucha mapuche por siglos ha tenido rasgos masculinos. Con ciertas excepciones, la historia ha destacado algunas lideresas como Janequeo que, en 1587 derrotó a las tropas enemigas, o, a Zoyla Quintremil, profesora y primera candidata a diputada mapuche en la década del 1950. No se habla de otras mujeres,  no porque no existan, sino porque la sociedad patriarcal otorga al hombre el reconocimiento político, los líderes son hombres, los estrategas también. Las mujeres que relatan sus historias en Zomo Newen, son parte de los cientos de mujeres mapuche que han contribuido a que el pueblo tenga cultura, saberes, valores y tierras, como se podrá leer en esta obra; porque la las mujeres constituyen el 50% de la población mapuche y ellas nunca han dejado de luchar.

Zomo Newen es un libro publicado por la Editorial LOM, editado y coordinado por Elisa García. Este relata la memoria individual y colectiva de mujeres mapuche en el Siglo XX y XXI; en este hay ocho historias contadas por las mismas mujeres que viven en diferentes lugares del Wallmapu, ellas son:

Anita Epulef, de Curarrehue, dedicada a la cocina mapuche.

Petronila Catrileo, de Pocuno, tejedora.

Elisa Loncon, de Lefweluan, Malleco, académica de la Universidad de Santiago.

María Lara, del Lof Chihuimpilli, poeta y académica de la Universidad Católica de Villarrica.

Adriana Paredes Pindatray, de Rawe, Osorno, machi, poeta y académica Universidad Austral de Valdivia.

Mireya Manquepillán, de Puquiñe, Lanco, y comunicadora radial.

Millaray Garrido Paillalef, de Maquehue, ex vocera de presos políticos de Arauco, alfarera y dedicada a la cocina mapuche.

Isabel Cañete Caniulen, de Freire, lideresa y miembro del partido político autonomista mapuche, Wallmapuwen.

Como se podrá ver, no son las memorias de las mujeres rurales mapuche, aunque todas también han vivido o viven en el campo; sin embargo, las categorías de rurales y urbanas son insuficientes para describirlas; ellas tienen identidades múltiples, son mujeres, mapuche, madres, conocedoras de oficios tradicionales, profesionales, poetas; además de los oficios que desempeñan, han jugado roles importantes en sus organizaciones como líderes sociales.

En el libro se tratan los enfoques y temas de mujeres como: la salud, el aborto, el trabajo femenino no valorado; la voz femenina silenciada por el patriarcado que también afecta en las comunidades. Además en los relatos las mujeres muestran esperanzas y confían en un futuro mejor, ella no se quedan presas en el dolor, ni en las humillaciones; superan el mal vivir con creatividad, estrategias y con sus historias enseñan sobre un mejor vivir.

Por lo anterior, se puede decir que las mujeres que hablan en Zomo Newen tuvieron por lo menos tres espacios de formación y que no fue sólo la escuela la encargada de prepararlas, aunque ésta sea uno de ellos, y que negó sistemáticamente el fortalecimiento de su identidad, cultura, lengua. El segundo espacio fue la educación propia que ellas recibieron de su familia y en la comunidad, allí participaron del trabajo colectivo, de los ceremoniales, recibieron las enseñanzas de sus mayores. El tercer espacio lo constituye la organización social y la militancia política por la defensa de los derechos colectivos e individuales.

En el libro también se encuentra el mapuche kimvn, la sabiduría mapuche que acoge y da esperanza ante la desesperanza; muestra los múltiples espacios y caminos recorridos con sus colores, sabores y con las palabras con que se hace la historia.

Quienes se dedican a la etnografía de mujeres indígenas, les instamos hacer una lectura justa de la obra, sin sesgos coloniales que los lleven a quedarse en el dolor de las mujeres, como suelen hacer ciertos académicos cuando hablan de las mujeres indígenas; ello significaría que no lograron comprender las voces de las protagonistas, ni el sentido de la obra, que busca dignificar el papel de la mujer a través del relato escrito. Aunque el sufrimiento está presente; las mujeres estratégicamente lo convierten en fuerza creativa para seguir construyendo.

No cabe duda, por sus contenidos, el libro invita a realizar lecturas paralelas y complementarias entre sí, y con ello entender de algún modo qué significa ser mujer mapuche en nuestra época.