• proyecto formacion ciudadana
  • concurso 2017
  • magister educacion
  • diplomados educacion
  • Departamento de Educación lanza segunda versión de Fondos de Apoyo a la Investigación

Académica Sylvia Contreras expone sobre saberes de mujeres migrantes

foto e1508350364338

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Marco Fajardo

Fue en el XXXI Congreso de la Asociación Latinoamericana de Sociología (ALAS), que se realizó en Montevideo, Uruguay, del 3 al 8 de diciembre. Reunió a más de 5.000 personas de América y Europa, con 26 grupos de trabajo y cerca de 8.000 estudios.

La ponencia fue "Narración y tropología: saberes de mujeres migrantes" y se basa en el proyecto Fondecyt que actualmente desarrolla la académica. 

Los saberes de migrantes

Este proyecto se desarrolla en el contexto de una creciente migración, donde los sus sujetos poseen ciertos saberes que no son reconocidos formalmente por la academia.

Estos saberes consiguen hablar de una historia, de un contexto, de relaciones sociales, de prácticas, en palabras de la académica.

"Los saberes son la capacidad que tiene de colocarse en el mundo, es decir, es la materialización de la necesidad de ser sujeto que nace de la necesidad de insertarse en un complejo de relaciones", asegura.

Finalmente, están "distribuidos verticalmente en diferentes dimensiones temporales ocupadas por cada sujeto, y horizontalmente respecto del pasado, el presente y el futuro".

Ejemplos de saberes

Contreras da varios ejemplos de estos saberes, que se condensan en distintas frases. “Uno cría a sus hijos para que no se sientan menos que nadie”, es un ejemplo. Otro es “que aprenda que las cosas cuestan”. Ambas son analizadas por la académica.

En este último caso, se materializa una práctica pedagógica que reproduce la distinción entre pobres merecedores y no merecedores, en la idea que “la hazaña es el mérito del héroe”.

Es un "saber muy funcional respecto a los procesos económicos globales, asociados a una serie de servicios especializados en los que las mujeres migrantes confluyen en busca de su supervivencia".

Además, según Contreras, "perpetúa la dinámica de poder colonial alrededor de los puestos de trabajo, visualizando que la migración no altera, sino que refuerza las jerarquías coloniales".